Ir a Entradas

ENTREVISTA A LA SOCIA ANITA SERRANO

        Doña Ana nació en Fernán Núñez un veintisiete de julio del año 1927. Es un honor entrevistarla. Es una mujer feliz, positiva ¡y muy coqueta! Doña Ana, Anita como le gusta que la llamen, nos abre las puertas de su vida para mostrarnos que la edad no es un impedimento para seguir soñando y tener inquietudes por saber y conocer lo que le rodea. Ha sido muy emocionante y satisfactoria la entrevista a esta extraordinaria mujer. ¡Gracias Anita!

BITÁCORA: Buenos días Anita, ¿qué tal se encuentra? Esta entrevista que le vamos a hacer, aparecerá publicada en la página web de la asociación. ¿Comenzamos?

DOÑA ANITA: Buenos días. Me encuentro bien. Estaré encantada de colaborar participando en esta entrevista.

BITÁCORA: ¿Cuál es su lugar de nacimiento?

DOÑA ANITA: Nací en Fernán Núñez, un pueblo de la provincia de Córdoba. Es un pueblo de la campiña sur, bonito, hospitalario y muy alegre, con muchas fiestas.

BITÁCORA: ¿Cuál es su lugar de residencia actualmente?

DOÑA ANITA: Siempre he vivido en Fernán Núñez, aunque desde los trece hasta los veinte años, estuve viviendo en Sevilla. Vivía en el colegio de internas Esclavas del Sagrado Corazón, en el cual cursé el Bachiller. Mi estancia en este colegio ha marcado toda mi vida. Adquirí unos fuertes valores morales y fortalecí mi amor por la Virgen y el Sagrado Corazón de Jesús.

BITÁCORA: ¿Es usted madre?

DOÑA ANITA: Si, lo soy. Tenía tres hijos. Mi hijo falleció hace quince años, a la edad de cuarenta y ocho años. Una de mis hijas es médica y vive en Badajoz. Mi otra hija es maestra y vive en Sevilla. Mi nuera, vive en Málaga. Tengo seis nietos y dos biznietos.

BITÁCORA: ¿Vive sola o acompañada?

DOÑA ANITA: Vivo con mi marido y con mi empleada de hogar interna.

BITÁCORA: ¿Cómo es su día a día?

DOÑA ANITA: Mi día a día es muy bonito, relajado y soy muy feliz.

Soy casera, me gusta poco salir. Antes salía a la calle ayudándome con un andador y acompañada de mi cuidadora. Íbamos a la compra y a Misa de las nueve, casi todos los días. Pero hace tres meses me rompí la cadera y no he podido andar. Espero salir de nuevo, aunque tendré que usar la silla de ruedas.

Mi marido también cuenta con la ayuda y acompañamiento de una cuidadora. Tanto la que me cuida a mí como la que le cuida a él, son mujeres alegres, simpáticas, buenas, nos quieren mucho y lo pasamos muy bien.

Me gusta mucho leer y navegar por internet. Dedico gran parte de mi tiempo navegando por internet con el fin de conocer la actualidad mundial, curiosidades que vienen a mi mente, fenómenos extraordinarios, visitas a museos y países, entre otras inquietudes. Tengo curiosidad por todo y por eso siempre ando investigando y leyendo. Manejo la aplicación WhatsApp a diario. Usar la tecnología para informarme, es mi mayor afición. Mi otra “gran afición”, tiene relación con la religión católica. Respecto a esta cuestión, cuando es posible procuro ir a Misa y comulgar a diario y leer artículos o información relacionada con el tema religioso. Mi día a día también pasa por estar pendiente de mi marido, mis hijas, nietos y biznietos.

BITÁCORA: ¿Recuerda cuando fue diagnosticada de SPI?

En 1982 acudí al especialista, mejoré un poco, pero pasaron nueve años y cada vez me encontraba peor. Llegó el momento en el cual no podía estar de pie, ni sentada ni acostada.

Por aquel entonces, vi una entrevista en televisión que le hicieron a Esperanza López, presidenta de AESPI en aquel momento. Busqué la asociación en internet y me puse en contacto con ella escribiéndole. Esperanza me puso en contacto con Puri, la actual delegada de AESPI en Andalucía. Puri fue muy amable y me sugirió que visitara la consulta del Doctor Don Jesús Paniagua, en Granada. Puri se ofreció además a acompañarme durante la consulta. Así fue y desde entonces somos amigas.

BITÁCORA: Entiendo que fue diagnosticada de SPI por Don Jesús Paniagua.

DOÑA ANITA: Así es. El día veintidós de agosto de 2013 fui a la consulta de Don Jesús Paniagua. Me atendió a lo largo de una hora y media. Don Jesús es extraordinario como persona y como médico.

BITÁCORA: ¿Sigue tratamiento para el SPI?

DOÑA ANITA: Sí, al día siguiente de visitar la consulta de Don Jesús, empecé a tomarlo. Pramipexol, medio comprimido en el almuerzo y un comprimido en la cena. El día anterior a la consulta con Don Jesús, la inquietud en las piernas era terrible. Desde ese día hasta hoy, no he vuelto ni una vez a sentirlo. Además, tomo un suplemento de hierro por la noche.

BITÁCORA: ¿Cómo le afecta el SPI a su vida cotidiana?

DOÑA ANITA: No me afecta porque no lo siento

BITÁCORA: ¿Desde cuándo pertenece a la asociación?

DOÑA ANITA: Creo que desde 2013. Mi número de socia es el 580.

BITÁCORA: ¿Qué le aporta la asociación?

DOÑA ANITA: La asociación me da vida porque observo como AESPI se interesa por esta enfermedad que para mí ha sido lo peor de todo. Es lo que más me ha hecho sufrir. Pero nunca he perdido la paz por ella.

Ahora, tras siete años sin padecer los síntomas ni un solo momento, agradezco a la asociación por darme esta enorme felicidad.

Mayo de 2020

Comparte esta entrada

Comentarios (2)

  • ANA MARIA PEREZ SANCHEZ-MORENO

    Eres admirable Ana, por tu cabeza, lo bien que lo llevas y por seguir disfrutando de la vida. Mi mayor respeto y consideración a esa manera de ser tan estupenda.

    10 julio, 2020 a las 11:10
  • PURIFICACION TITOS GALIAN

    ¡¡Muchas felicidades, campeona!! Ayer celebraste tu 93 cumpleaños con tu familia, con esa alegría y lucidez que te caracterizan.
    ¡Que sigas así por muchos años!

    19 julio, 2020 a las 15:38

Deja un comentario

Ir a Entradas