CRITERIOS PARA DIAGNÓSTICAR S.P.I.

CRITERIOS PARA  DIAGNÓSTICAR  S.P.I.
 
Criterios necesarios
 
Necesidad imperiosa de mover las piernas.
Comienzo o empeoramiento cuando el sujeto está en reposo (sentado o tumbado).
El alivio se obtiene con el movimiento.
Todo lo anterior no se justifica por otro proceso médico o comportamental.
 
Hay enfermedades llamadas “mimetizadoras” o imitadoras del Síndrome de Piernas Inquietas, como lo son:
Calambres
Disconfor posicional.
Neuropatías periféricas
Radiculopatías lumbosacras    (pinzamientos de la raiz nerviosa).
 
CRITERIOS DE APOYO PARA CASOS DUDOSOS
 
Presencia de movimientos periódicos de las piernas.
Respuesta positiva a tratamiento dopaminérgico.
Historia familiar de S.P.I. en familiares de primer grado.
Falta de nivel de somnolencia diurna aunque no se halla dormido bién por la noche.
 
 
DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL CON OTROS TRASTORNOS QUE NO SON  S.P.I.
 
 Calambres musculares nocturnos.- Frecuentes en embarazadas y en personas de edad avanzada. El musculo/s se ponen contraídos y duros.
Neuropatías periféricas.-  Se duermen las piernas. Quemazón y dolor.  Sensibilidad a la ropa de cama. Puede aparecer también durante el día.  Puede coexistir con el S.P.I.
Radiculopatías.-  Suelen cursar sólo en un lateral del cuerpo. Los síntomas son parecidos a los del S.P.I. y puede coexistir con él.
Disconfor posicional.- Cuando la persona lleva mucho tiempo sentado o tumbado, o mucho tiempo en la misma posición corporal hay una tendencia a cambiar de postura y a moverse.
Acatisia.- Necesidad imperiosa de mover las piernas o todo el cuerpo. Solo se produce sentado o tumbado. Aparece con hipotensión ortostática.
Insuficiencia venosa en enfermedades vasculares.-  Molestias en las piernas que se alivian con el reposo o posicionando las piernas en alto. También hay alivio mediante masajes. Se diferencia de los síntomas del S.P.I. ya que en éste poner las piuernas en alto aumenta las molestias.
Dolor artrítico.- Centrado en articulaciones (codo, tobillos, rodilla). El S.P.I. nunca afecta a las articulaciones.
Movimientos pronunciados e inconscientes en pié o pierna, frecuentemente en estado de vigilia. Eso es lo que se llama un tic nervioso.
Síndrome de Piernas Dolorosas y Dedos  Móviles.- Sensaciones dolorosas y de quemantes en los dedos de los piés. Se estiran y encogen los dedos. No mejoran con el movimiento.
Maldición vespertina.- Personas con insuficiencia cardiaca. Parestésias (conjunto de sensaciones anormales de cosquilleo, calor o frío que experimentan en la piel ciertos enfermos del sistema nervioso o circulatorio y dolor en las piernas). Alteraciones cardiovasculares. Dolor lumbar.
 
De todo lo explicado por el doctor Larosa, deducimos y él mismo confirma, que es muy importante visitar a un médico especialista en el trastorno de Willis-Ekbom, ya que “piernas inquietas” es un síntoma que aparece en otros muchos trastornos y que puede ser fácilmente confundido por un paciente o incluso por profesionales de la medicina, no especializados en trastornos del sueño y sobre todo del Síndrome de Piernas Inquietas o enfermedad de Willis-Elbom.
La Asociación Española de Afectados por el Síndrome de Piernas Inquietas, por la experiencia que tiene del curso de la enfermedad de sus asociados, de sus progresos y curaciones, puede recomendar a quien lo pida un cuadro médico de especialistas exitosos en el tratamiento de esta enfermedad, en distintas provincias españolas; así como los tratamientos que están dando una ratio de curaciones o remisiones mas alta. Solo tiene el afectado que consultar la página web de A.E.S.P.I., o por FACEBOOK, y contactar con la asociación y será atendido; después si lo desea podrá hacerse socio.
 
Armando J.J.
Licenciado en Psicología
Máster en Psicología de la Salud
Asociado a A.E.S.P.I.
Compartir:

0 Comentarios

Deja un Comentario